15 de noviembre de 2010

BATALLON DE COMANDOS COMANDANTE ESPINAR N 19

CREACIÓN
FUE CREADO Por Decreto Supremo del 22 de abril de 1933.


2. RESEÑA HISTÓRICA
Esta unidad se creó y organizó en la ciudad de Trujillo con el nombre de Regimiento de Infantería N° 19, al mando del mayor de infantería Segundo Remigio Morales Bermúdez. A partir del 1° de febrero de 1935, cambio el nombre de Regimiento por el Batallón de Infantería Nº 19.


En la Campaña de 1941, el BI Nº 19 participó en la Batalla de Zarumilla, desalojó al enemigo de la "isla" de Noblecilla el 23 y 24 de julio de 1941; una fracción de esta Unidad, participó además en el frente Chira - Macará, los días 25 y 26 de julio, obligando al enemigo a abandonar el pueblo de Macará.


El 2 de noviembre de 1948, la Bandera de Guerra de esta Unidad fue condecorada con la Orden Militar de Ayacucho en grado de Oficial. El 19 de septiembre de 1949, al restablecerse los nombres históricos de las unidades del Ejército del Perú, al BI Nº 19 le correspondió el epónimo nombre de "Comandante Espinar".


En 1957, como primer elemento de las Fuerzas Especiales recibe la denominación de Batallón de Infantería Paracaidista Nº 19. A partir de 1960, en el seno de esta Unidad, empezó a gestarse la Escuela de Comandos del Ejército. Participó eficazmente en la develación de las guerrillas de 1965; ese año recibió la denominación de Batallón de Infantería "Comandante Espinar" Nº 19.


El 1 de enero de 1988 es denominado Batallón de Comandos "Comandante Espinar" N9 19, sobre la base de la conjunción de 4 unidades: BIP - 39, CEC - 111, CEC - 113 y CEC - 501. Su participación en la lucha antisubversiva en diferentes frentes ha sido fundamental para lograr la Pacificación Nacional.
En el frente externo, nuevamente esta gloriosa unidad ha tenido el rol protagónico de siempre. En 1995, en la Cordillera del Cóndor (Sector Cenepa) puso de manifiesto su alto grado de profesionalismo, coraje y liderazgo de todos sus componentes.


Su patrono, Ladislao Espinar Carrera, nació en el Cusco el 16 de Mayo de 1843 en el hogar formado por el médico panameño don Fernando Espinar, que acompañó a Bolívar en las campañas de la Independencia de Colombia y de Perú; y de doña Josefa Carrera natural del Cusco. Hizo sus estudios en el Seminario de esta ciudad, revelando desde su más temprana edad amor por la Patria y sentimientos de patriotismo.


Antes de los veinte años fue enviado a Inglaterra para perfeccionar sus conocimientos, pues demostraba grandes dotes para las matemáticas y el dibujo. A su regreso al Perú ingresó al Regimiento de Artillería de Costa del Callao, con el grado de Alférez, iniciando así la carrera de las armas en la que habría de sobresalir. Como Teniente asistió al Combate de Mayo de 1866 y posteriormente tomó parte en la campaña de 1867, combatiendo en Lampa, el 18 de junio de ese año; en Arequipa el 23 de octubre; y en Catarindo el 24 de diciembre de 1867, ostentando la clase de Sargento Mayor.


Retirado del Ejército activo, Espinar desempeñó la Subprefectura de Chincha y Azángaro, fue también Director de la Escuela de Artes y Oficios de Lima. En 1873, pidió su reincorporación al Ejército y con fecha 03 de Marzo se le otorgó los Despachos de Teniente Coronel de Artillería encomendándole una misión oficial en Norteamérica, la que le permitió conocer los adelantos del Arma de Artillería que era la de su predilección. Al comenzar la guerra del 79, solicitó un puesto en las divisiones que marcharon al Sur. El 19 de noviembre de 1879, estará presente en el desastre de San Francisco, allí asumió misiones de avanzada capturando, como un futuro comando, piezas de artillería enemiga, pero la fusilería enemiga lo abate en la cresta del cerro San Francisco